blog #modorural

Beneficios del compost casero

El compost casero está en auge también en las ciudades. Te contamos todo lo que necesitas para iniciarte en el mundo del compostaje.

hacer-compost.jpg

¿Por qué hacer compost casero? Beneficios del compostaje en el hogar

Si ya te has unido a la tendencia del “slow life” sabrás que no solo se trata de vivir el aquí y el ahora, sino también de ser consciente y considerado con el mundo que nos rodea. Si tu propósito de este año ha sido iniciar un huerto urbano, unirte a un grupo de consumo o consumir producción de KM 0, te diremos lo que no puede faltar en tu rutina para empezar 2018 con buen pie: el compost casero. ¿Aún no sabes de qué se trata? ¿Temes que incluya actividades desagradables relacionadas con gestionar desechos? Hoy resolvemos todas tus dudas sobre compostaje para que puedas decir orgulloso: “¡Soy un maestro compostador!” Sigue leyendo y descubre los imprescindibles para compostar en casa ;) 


¿Qué es el compost casero?

Arranquemos por lo más importante, definir qué es el compost. Es cierto que la palabra no suena muy agradable, pero sus efectos en nuestro entorno hacen que el término merezca la pena. La Wikipedia nos recuerda que es “el producto obtenido a partir de diferentes materiales de origen orgánico [...] los cuales son sometidos a un proceso biológico controlado de fermentación denominado compostaje. Posee un aspecto terroso, libre de olores y de patógenos, es empleado como abono de fondo y como sustituto parcial o total de fertilizantes químicos.”

En un lenguaje más cercano, el compost se compone de restos de frutas y verduras, poda, plantas, césped, lechos de animales herbívoros como conejos y cartones de envases de alimentación. Estos residuos se almacenan de forma controlada para que, mediante su degradación gracias al oxígeno y a la presencia de microorganismos, se conviertan en abono orgánico.

Este fertilizante puede emplearse en las diferentes fases del cuidado de nuestras plantas y huertos de forma habitual. 

¿Para qué sirve hacer compost?

Pero, a mayores de hacer crecer a nuestras flores y verduras sanas y robustas, compostar en casa implica numerosas ventajas:

Reducción de la producción de residuos orgánicos. Los reconvertiremos en abono. El tamaño de nuestras bolsas de basura orgánicas encogerá notablemente. De forma colateral esto también influye en el total de basura producida en nuestro país.

Producción de abono ecológico a partir de restos. No solo reduciremos la inversión en abonos químicos u orgánicos para nuestras plantas, sino que daremos una nueva vida a los recursos que ya hemos consumido.

Contacto directo con el entorno y la naturaleza.

Mejora en la comprensión de los procesos de la naturaleza.

Posibilidad de implicar a los más pequeños de la casa en actividades educativas alrededor de la huerta y la conservación del medioambiente.

Además, el compostaje casero no tiene que reducirse a nuestra vivienda. Gracias a esta actividad y a las necesidades técnicas que conlleva (tranquilo, no son muchas) podrá unirse toda tu comunidad de vecinos y generar un sentimiento de pertenencia a un grupo con un objetivo verde.

Pasos para hacer compost casero

Si todos estos motivos te han animado a compostar, aquí tienes la lista de los imprescindibles y unos cuantos trucos de especialistas para que los resultados sean de matrícula de honor y saques pecho orgulloso de tu pequeño huerto.

Es importante que tengas en cuenta que se trata de un proceso de degradación que requiere tiempo. No verás los restos de tu última cena convertidos en fertilizante de la noche a la mañana. Por eso, ármate de paciencia, la espera merecerá la pena. Dicho esto, atento a los pasos para compostar en casa:


  1. Selecciona un lugar en tu jardín en el que exista sol pero también sombra. No debe estar demasiado expuesto, así que bajo un alerón o tejadillo es un buen lugar. Existen versiones puramente urbanas para restos orgánicos de la cocina que se pueden instalar en balcones y terrazas. Si no dispones de un espacio verde, esta es tu opción. Ojo, eso sí, porque suelen incluir la inestimable ayuda de las lombrices para lograr el resultado final.
  2. Sitúa el cajón compostador en este área según las instrucciones de su fabricante. En muchos ayuntamientos es el propio consistorio quien suministra estos útiles a sus vecinos o dispone de compostadores comunitarios. Pregunta en el tuyo. 
  3. Aplica una primera capa de paja o tierra en el fondo del cajón, según instrucciones para cada modelo. 
  4. Separa los restos que pueden ir al cajón y resérvalos. Más abajo encontrarás una lista con los elementos prohibidos.
  5. Añade los restos orgánicos y cubre con paja o material degradable seco (restos de poda y hojas). Si cuentas con una gran cantidad de restos, colócalos en este orden formando capas. 
  6. Cierra tu cajón compostador.
  7. Abre de forma regular el cajón y remueve el contenido para facilitar que se airee.
  8. Revisa periódicamente su humedad y, si es necesario, añade agua. No es necesario que encharques el material, con rociarlo es suficiente.


Este es un proceso lento, y no debería producir olores desagradables ni convocar insectos alrededor de tu cajón. En las técnicas de vermicompostaje se añade la presencia de lombrices para facilitar el proceso de descomposición de los alimentos empleados, pero no es obligatorio. 


Ingredientes compost casero

¿Qué puede ir y qué no al cajón de compostar?


Es cierto que se trata de un método para reutilizar restos orgánicos, pero en el compostaje no todo vale. Estos son los ingredientes que nunca debes mandar al cajón compostador:

  • Carne y pescado y derivados. Tampoco sus espinas o huesos.
  • Leche y todos los productos procedentes de ellas.
  • Productos que contengan levaduras y grasas
  • Cítricos
  • Cenizas de carbón 
  • Heces de perros, gatos o humanas.
  • Papel a color
  • Filtros de cigarros
  • Tejidos sintéticos

Aunque no son puramente restos de alimentos, existen algunos residuos que sí puedes incluir a tu compost. Debes hacerlo en cantidades moderadas, pero no dañarán el resultado final:

  • Cáscaras de huevo (no el huevo)
  • Lechos de conejo
  • Periódicos
  • Envases de cartón, de huevos, por ejemplo.
  • Servilletas de papel y celulosa. Revisa siempre que no incluyan restos de grasa

Teniendo esto en cuenta ya podrás empezar a separar residuos para tu cajón compostador y en unos meses verás los resultados :)


Auge del compostaje en las ciudades gallegas


En Galicia, comunidad agrícola por excelencia, el compostaje que hacían nuestros abuelos muchas veces no recibía ese nombre. Sin embargo, vaya si compostaban, ¡claro que sí!. Uno de los métodos de compostaje más tradicional es el que incluye el uso de estiércol y de la cama de paja del ganado herbívoro. Esto te suena más, ¿verdad? Hoy en día, aunque esto se siga practicando en el rural, existen otras opciones más extendidas que incluyen el apoyo institucional al compostaje. Estas son algunas de ellas.

La provincia de Pontevedra ha sido una de las más activas en relación al compostaje al crear la figura del Maestro Compostador e incentivar a los vecinos a que depositen sus restos orgánicos en los colectores diseñados a tal efecto. En estos momentos ya se han sumado los siguientes municipios: Baiona, Barro, Bueu, Caldas de Reis, Cambados, Cangas, O Grove, A Illa de Arousa, Moaña, Ponteareas, Pontevedra, Redondela, Ribadumia, Salceda de Caselas, Sanxenxo, Soutomaior, Tomiño, Vilaboa y Vilagarcía de Arousa.

Este programa cuenta con dos líneas diferenciadas. Por un lado se entregan compostadores individuales para aquellas personas que cuentan con el espacio necesario. Por otro, en las zonas más urbanas, existen espacios comunales donde depositar los restos orgánicos. En este último caso son los maestros compostadores quienes obran el milagro del compost.

Entre las iniciativas recogidas en Mercado de la Cosecha, también existen proyectos empresariales que surgieron de lo que otros consideraban desechos. Este es el ejemplo de Ecocelta, que ha conseguido erigirse como referencia de la producción de abonos orgánicos basados en el compostaje. 


Este ha sido solo un breve repaso por las ventajas del compostaje casero. ¿Aún no te animas a probarlo? Déjanos un comentario y cuéntanos qué necesitarías para convertirte en un maestro compostador ;) 




Participa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Corporación Hijos de Rivera, S.L. informa, de acuerdo al Reglamento 2016/679, que los datos utilizados en este formulario se emplearán tanto para la contestación de las eventuales consultas como para la publicación de los comentarios, siendo la base de legitimación el consentimiento del usuario. Podrán ejercerse los derechos de acuerdo a lo previsto en nuestra Política de privacidad

Avp

Avp

Levo anos compostando, botando restos de carne, de peixe, espiñas, cunchas de mariscos, mondas de cítricos, ósos , sen ningún tipo de problema, sempre que se faga ben e se mezclen con restos leñosos ou follas secas de caducifolios, madeira triturada etc. Que non se poidan botar estes materiais e un dos mitos màis amplamente extendidos sobre a compostaxe.

Saúdos