blog #modorural

10 cosas que no pueden faltar en tu mochila si vas a visitar las montañas de Galicia en Semana Santa

Con unos días de descanso a la vuelta de la esquina, es momento de pensar en tu próximo destino para desconectar del ajetreo diario. Nosotros te proponemos un viaje al interior y disfrutar de las montañas de Galicia en Semana Santa, con la mochila imprescindible para que sea un éxito.

Qué llevar para visitar las montañas de Galicia en Semana Santa

Galicia, suele ser más conocida por su zona de costa, con sus rías y playas de agua bien fresca. Pero es una tierra de contrastes y en su interior te esperan sorpresas de altura. Por eso te proponemos una visita a las montañas de Galicia en Semana Santa.

¿Qué vas a encontrar en estas cumbres? Frondosos bosques de acebos, con más de 2000 metros de altura y robles milenarios como los de los Ancares y el Courel, por donde te podrás cruzar algún zorro, corzo o jabalí, si recorres una de sus sendas más legendarias.

También podrás caminar por bosques de tejos si visitas las montañas de Peña Trevinca, cordillera que  debe su nombre a la cumbre más alta de Galicia y  único macizo que supera los 2000 metros de altura  en toda la región. Durante el ascenso te sorprenderán también sus ríos, lagos y cascadas, que tras el invierno suelen vivir su mayor esplendor.


Si quieres que tu subida a las montañas sea tan idílica y romántica como te la imaginas, toma nota de  nuestros consejos y lo único que querrás es volver.

¿Qué debes meter en la mochila para visitar las montañas de Galicia en Semana Santa?

 Si esta Semana Santa te has decantado por hacer algunas rutas de senderismo por las montañas gallegas, toma nota de tu kit de supervivencia para la cumbre.

Antes de nada, escoge una mochila ligera y ergonómica para que sea cómoda para llevar a lo largo de todo el día o el tiempo que pases caminando. Una mochila con capacidad para unos 20 a 30 litros será más que suficiente para rutas de un día. Y ahora, los imprescindibles:

1. Agua: aunque en algunas rutas puedes encontrar una fuente por el camino, es recomendable que lleves, al menos, 1 litro de agua para pasar el día.

2. Comida: lleva un bocata y algo de fruta para la parada de la comida. No te olvides de algunos frutos secos (almendras, nueces,…), pueden ser un buen tentempié si te entra el hambre o te animas a seguir caminando y no lo tenías previsto.

3. Un botiquín básico: no está de más que te hagas con unas gasas, vendas, esparadrapo y algún antiséptico o desinfectante, por si tienes alguna caída o te haces alguna rozadura.

4. Una linterna: una pequeña linterna no está demás por si te pierdes o se alarga la ruta y necesitas hacer algún tramo cuando ya se ha hecho de noche.

5. Gorro de lana o visera: en Semana Santa no suele hacer muy mal tiempo porque ya suele ser primavera, pero en la montaña puedes llevarte alguna sorpresa. No es mala idea meter ambos objetos y estar a salvo del sol o el frío, que pueden ser muy molestos en la montaña.

6. Ropa de abrigo: en la montaña suele ser más útil llevar varias prendas que te protegen por capas que una sola que te abrigue mucho. Al caminar por la montaña, pronto entrarás en calor y te vendrá bien poder quitarte algunas prendas. Después seguro que agradeces volver a ponértelas en los momentos de parada y descanso.

7. Chubasquero: si el tiempo acompaña no te hará falta, pero si no tienes clara la previsión meteorológica, no lo dudes, te salvará de acabar calado hasta los huesos y con frío.

8. Crema solar y protección labial: la montaña tiene un clima más extremo y vas a estar expuesto toda la jornada al sol o al frío. Protégete de ambos agentes y lo agradecerás al final de la jornada.

9. Mapa de la zona: aunque te llevarás el móvil, esa es nuestra última recomendación ;-), puede haber lugares en que la cobertura esté ausente y agradecerás poder orientarte, llegar a tu destino y sobre todo, volver al punto de partida.

10. Teléfono móvil: si vas a subir a la montaña, seguro que lo haces para disfrutar de la naturaleza en estado puro y buscar esos momentos de paz y relax que no resultan muy frecuentes en el ajetreo diario. Es un elemento que te puede ayudar en momentos complicados y salvarte de pasar un mal rato. Eso sí, nuestra recomendación es que lo metas en un bolsillo de la mochila, con el sonido desactivado y disfrutes de un día de desconexión, pero de verdad y sólo acudas a él si realmente te hace falta.

Si tienes en cuenta estos consejos, vivirás una subida a la cumbre sin sobresaltos. Ahora sólo te queda escoger el destino y ponerte en marcha.


Participa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.