blog #modorural

Cinco leyendas gallegas que han llegado a nuestros días

Hablamos de 5 leyendas gallegas que tienen lugar en lugares con paisajes naturales de excepción. Descubre por qué merece la pena visitarlos

San Andrés de Teixido.jpg

Descubre 5 lugares de leyenda 


San Andrés de Teixido, lo acabarás visitando

Este es uno de esos lugares mágicos que guarda más de una leyenda entre sus piedras y sus bosques. Son muchas las historias que se cuentan sobre este pequeño pueblo situado en la zona más septentrional de la provincia de A Coruña. Pero la leyenda que ha sobrevivido mejor al paso del tiempo, es la que se esconde bajo el lema “A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo”

Se dice que San Andrés, uno de los apóstoles de Jesús,  estaba celoso del Apóstol Santiago, a cuyo templo peregrinaban cada año cientos de fieles. Un día, Jesús le visitó acompañado de San Pedro y tras conocer los sentimientos de San Andrés, le prometió que a su santuario acudirían en procesión los creyentes y, los que no lo hicieran mientras estaban vivos, lo harían después de morir, convertidos en lagartos, sapos o culebras. Y así empezó todo.

Pero la magia de su leyenda que atrae a los visitantes, se queda en un segundo plano cuando estos llegan al lugar y observan el paisaje que les espera. Situado en la sierra de A Capelada, tiene unos impresionantes acantilados, Vixía de Herbeira, de unos 613 metros de altura sobre el nivel del mar y considerados en la actualidad los más altos de la Europa continental, sin tener en cuenta las islas. 

La riqueza natural del lugar es muy variada, pero por si la leyenda fuera cierta, si vais a visitar San Andrés de Teixido, no os olvidéis de haceros con unos “Sanandreses”. Es ya tradición que los visitantes se vayan con una de estas figuritas que ofrecen protección. Están elaboradas con masa de pan, cocidas sin levadura, horneadas y pintadas a mano de vivos colores. Cada una tiene su función:

  1. La Mano: para el amor las buenas compañías y la amistad
  2. El Pez: para el trabajo y el sustento
  3. La Barca: para los viajes, la casa y los negocios
  4. El Santo: para la salud física y mental y la buena convivencia.
  5. El Pensamiento: para los estudios, las pruebas y el buen sentido. Es de gran eficacia contra envidias y maleficios.

Un lugar que no os dejará indiferentes y que merece la pena visitar, antes de tener que hacerlo reencarnado en cualquier tipo de alimaña.

Torre de Hércules, lucero romano

Vistas de la Torre de Hércules

Diversas son también las leyendas que existen sobre la Torre de Hércules. La historia del rey Gerión, la leyenda del espejo, el rey Breogán y sus hijos,...

Pero las investigaciones de la era moderna, le quitan algo de poesía a la construcción de este faro, que lo sitúan en el siglo I después de Cristo, a iniciativa de los romanos. Queda la duda de si se levantó en tiempos de Julio César o no, pero sí se sabe que en época de Trajano, la Torre de Hércules ejercía de lucero de las difíciles costas de Brigantium; como así llamaron los romanos a la ciudad de A Coruña.

Hoy en día es el faro más antiguo del mundo en funcionamiento, tras casi dos mil años en pie. Se encuentra en una colina a unos 60 metros sobre el nivel del mar y tiene una altura de unos 59 metros. Desde luego todo un símbolo para la ciudad de A Coruña, cuya silueta es ya inconfundible.

Podréis ascender al mirador de la torre tras subir los 234 escalones de su escalera central y la vista que os espera, después de una intensa escalada es, simplemente, espectacular. Toda la ciudad de A Coruña a vuestro pies y a lo lejos, las rías de Sada, Betanzos, Ares y Ferrol.

Cada noche, el faro comienza a funcionar, emitiendo un grupo de 4 destellos blancos cada 20 segundos y visibles a 24 millas. Los días de niebla, esta torre que fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en el 2009, también produce una señal sonora, audible a 7 millas de la costa.

Monte Pindo, el Olimpo Celta

Entorno del Monte Pindo

El Monte Pindo es un macizo de unos 627 metros de altura, formado por roca granítica y ubicado en Carnota. Esta montaña, junto a la playa del municipio, forman el espacio natural Carnota-Monte Pindo, lugar de Importancia Comunitaria, incluido en la Red Natura 2000.

La subida a esta montaña no os dejará indiferentes. La ruta de ascenso, es de unos 10 km, con 4 horas en total, si contamos subida y bajada. Durante el recorrido, os aguardan miradores naturales de excepción hacia la ría, los restos del castillo medieval de San Xurxo y la esculturas naturales de granito con forma humana, como la conocida como “el guerrero” o “el druida”.

Precisamente, estas rocas que recuerdan a formas humanas, se cuenta que son los espíritus de los druidas y héroes celtas que permanecerán aquí, en forma de piedra, para toda la eternidad

Pero dejando a un lado las leyendas, sí es cierto que en la zona se han encontrado numerosos vestigios arqueológicos como petroglifos, medallones, herramientas de bronce y lo que podrían ser los restos de una antigua ermita.

En la costa de este lugar mágico, existe además una interesante iniciativa pionera para poner en valor la pesca artesanal y la creación de una reserva marina. Proyecto que promueve la Cofradía de Pescadores de Lira.

A cova do Rei Cintolo, nacida del desamor

Cova do Rei Cintolo

Estamos ante una de las cuevas más grandes de Galicia, con unos 7.500 metros de longitud situada cerca de Mondoñedo. Es una cueva única en la región, porque está formada totalmente por piedra caliza y recrea un paisaje subterráneo excepcional, con estalactitas, estalagmitas, diversas galerías, ríos subterráneos y lagos.

Esta cueva, además de ser una joya geológica, tiene su relevancia para los arqueólogos, ya que son varios los restos de diversas épocas, que se han ido encontrando en excavaciones llevadas a cabo en la cueva. Un hito importante fue cuando a principios de la década de 1970, se encontraron restos humanos que los antropólogos situaron a finales del Paleolítico Superior.  

Son también varias las leyendas que se cuentan de la zona, y que explican el origen de la existencia de esta cueva. El Rei Cintolo, vivía en un lujoso castillo en el valle de Brea y tenía una preciosa hija, enamorada de un apuesto conde, con el que iba a casarse. Pero un hechicero del lugar, enamorado profundamente de la princesa y cegado de ira por su amor no correspondido, lanzó un hechizo sobre el castillo, que enterró en las profundidades de la tierra. Aún ahora, la princesa aguarda bajo tierra a que su amado caballero acuda a rescatarla y la devuelva a la vida.

Para visitar la cueva debéis llamar con antelación a la oficina de turismo de Mondoñedo y confirmar los horarios y los días que se puede visitar porque no es accesible todo el año.

La lagoa de Antela, guardiana de Antioquía

Lagoa de Antela

La Lagoa de Antela, era una laguna de gran extensión que llegó a alcanzar la friolera de 42 kilómetros cuadrados en la zona de A Limia, entre los municipios de Xinzo, Xunqueira de Ambía o Sandiás, entre otros.

En torno al 1956, esta laguna fue sometida a un proceso de desecación con la idea de ganar terrenos de cultivo. Lo cierto es que en la actualidad el agua vuelve a reclamar su sitio y emerge como un manantial, en las excavaciones de las areneras que llegan a la capa freática del terreno.

Al aflorar el agua han comenzado a llegar las aves, garzas, cigüeñas y patos y ha sido declarada Zona de Especial Protección de Aves de la Red Natura 2000.

Y como no podía ser de otra manera, como todos estos lugares especiales de la geografía de Galicia que estamos repasando hoy, una creencia muy extendida, reaviva la leyenda de que en el interior de la Lagoa de Antela se esconde la antigua ciudad de Antioquía. Fue Dios, el que movido por la falta de caridad de los habitantes de esta ciudad, decidió castigarlos, sepultando bajo las aguas de la laguna esta población al completo.

Se dice que en la mañana de San Juan es posible ver el campanario de la iglesia con los primeros rayos de sol y en la nochebuena, a las doce de la noche se puede ir cantar a los gallos.

Y así es como estos cinco increíbles lugares, con paisajes de excepción, han llegado a nuestros días como lugares mágicos que deben ser conservados, para que las generaciones futuras sigan disfrutando de sus historias y su entorno natural.

Participa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Corporación Hijos de Rivera, S.L. informa, de acuerdo al Reglamento 2016/679, que los datos utilizados en este formulario se emplearán tanto para la contestación de las eventuales consultas como para la publicación de los comentarios, siendo la base de legitimación el consentimiento del usuario. Podrán ejercerse los derechos de acuerdo a lo previsto en nuestra Política de privacidad