blog #modorural

10 expresiones que NO entenderás si no eres de Galicia. Avisamos...¡la 3 no te la esperas!

Cuando dos lenguas conviven, la influencia de cada una en la otra es inevitable. Descubre 10 frases gallegas llevadas al castellano de forma natural.

la morriña. Es la nostalgia, la añoranza de la tierra En la que se nace cuando uno está lejos copia.jpg

Galicia es un lugar, como tantos otros, en el que conviven dos lenguas de forma oficial. Si además, tuviésemos en cuenta las versiones del gallego que se hablan a lo largo y ancho de la región, la cosa se pondría aún más interesante, porque tenemos variantes dialectales en varias zonas.

No vamos a entrar en la historia de ambas lenguas en Galicia, ni cómo han sobrevivido al paso del tiempo, pero sí queremos resaltar que ambos idiomas se han influenciado mutuamente y poner el foco en el castellano que se habla en Galicia. 

A nadie le debería sorprender que allí donde conviven varias lenguas, el efecto de unas en las otras es imparable. El tipo de influencia ya va a depender de múltiples factores sociales, filológicos, costumbristas,... 

Una de las características por las que descubriréis que hay un gallego en una conversación, es cuando os percatéis de la ausencia de tiempos verbales compuestos cuando hablamos en castellano y cuando veáis que nuestras frases se inundan de expresiones que tal vez no conocéis y os confunden un poco. 

Un hecho que también nos delata a los gallegos es la fonética. En gallego existen 7 vocales básicas y no 5 como en castellano, ya que la e y la o se pueden pronunciar de dos formas distintas según sea el caso. Eso lo arrastramos al castellano, cuando nos expresamos en este idioma, creando ese acento tan característico de nuestra región.

Pero donde la influencia del gallego en el castellano hablado en Galicia alcanza su máximo esplendor, es en el léxico. El castellano que hablamos aquí, se inunda de galicismos que resultan poco familiares a los foráneos, pero que son expresiones prácticamente universales en el castellano de Galicia.

10 frases gallegas universales incorporadas al castellano.

En Galicia, a los niños no se les toma en brazos o en el regazo, los cogemos en el colo. Sí, el colo, algo tan interiorizado en nuestra forma de hablar que es difícil encontrar a  un gallego que no lo diga así . 

Si vas al monte y te advierten de que tengas cuidado con las silvas, después unos iniciales momentos de incertidumbre y el primer rascazo, ya sabrás que hablamos de las zarzas.

No tomes pan reseso, para vosotros estará revenido. 

“Tanto me dá” es una expresión muy gallega para indicar que algo nos da igual, o que no tenemos una preferencia concreta. Es nuestro depende, nuestro me da igual que me da lo mismo, así somos, indecisos.

Le toca el turno a una palabra políticamente correcta, riquiño. Porque cuando algo no es feo, ni es guapo, es riquiño, o más bien es feo, pero no lo queremos decir. :-)


También nos vamos de furancho. Es un local o el bajo de una casa en la que se comercializa el excedente del vino casero del año. Son rincones ‘enxebres’ (aprovecho para hacer uso de nuestra siguiente palabra a analizar) donde se vende el vino que sobra y, de paso, se ofrecen algunas tapas para comer. Todo a un precio muy reducido. 


Si venís a Galicia, no dudéis en pasar por un furancho para comer o cenar, los hay por toda la región y son toda una experiencia para conocer Galicia de verdad.

Algo es enxebre cuando es auténtico, puro y representa nuestras raíces más profundas y nuestra historia. Tenemos música enxebre, tapas enxebres, vino enxebre, decoración enxebre, restaurantes enxebres, …


En Galicia, las cosas casi nunca son lo que parecen y cuando conozcáis a alguien y os dicen que es rabudo o rabuda, os están diciendo que tiene mal genio o que es mal encarado y se enfada con facilidad. No os la juguéis, haced caso, y sed precavidos. 

¡Bienvenidos a la tierra de la lluvia! Ya hemos comentado por aquí que en Galicia tenemos más de 70 palabras para referirnos a la lluvia pero cuando caen ‘chuzos de punta’ la cosa se pone seria y significa que está lloviendo con mucha intensidad o incluso granizando.

Hemos reservado el último puesto, para despedirnos con nuestra palabra más internacional: la morriña. Es la nostalgia, la añoranza de la tierra en la que se nace cuando uno está lejos. Es la tristeza, la melancolía, un sentimiento que ha inundado Galicia generación tras generación y, no es para menos, ya que el 21% de los españoles que residen en el extranjero son gallegos. Dicen por ahí, que el día de Galicia, se celebra también el día de la morriña. 

Pues habrá sido a base de insistir porque esta palabra aparece recogida en en el diccionario de la Real Academia de la lengua. Ojo, no confundir con modorra, que es tener un sueño muy pesado, un sopor profundo, con pocas ganas de hacer cosas.


Hasta aquí nuestro repaso por algunas de las expresiones que los gallegos empleamos de forma natural cuando hablamos castellano y te vendrá bien conocer cuando te animes a venir a conocer nuestra tierra.

Participa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.