blog #modorural

Las ciudades gallegas son sostenibles y estos proyectos lo demuestran

Las iniciativas sostenibles no se concentran únicamente en el rural. Las ciudades gallegas son la prueba viviente de ello a través de los proyectos que hoy te explicamos en detalle.

proyectos sostenibles ciudades gallegas.jpg

La sostenibilidad de las ciudades gallegas en 6 proyectos que no puedes perderte

Tras haber repasado contigo el impacto de las iniciativas rurales en nuestra sociedad, hoy nos adentramos en el corazón de las ciudades gallegas para demostrarte que no solo de granjas ecológicas y eco-aldeas vive Galicia, aunque estas también son nuestra gran pasión en Mercado de la Cosecha. 

Para ponerte en situación e incentivarte a participar en actividades de sostenibilidad, hemos seleccionado solo algunos de los proyectos de nuestra Comunidad Autónoma que hombres y mujeres de las urbes llevan a cabo para mejorar la vida de sus vecinos y, de paso, su entorno. 

El espacio de este blog se nos queda corto para recoger todas las iniciativas que surgen día a día a nuestro alrededor. Sin embargo, la selección que te presentamos comparte un eje central del que ya te hemos hablado antes en #ModoRural: Observar el mundo que nos rodea, aplicar la experiencia a nuestra situación actual y hacerlo buscando el mínimo impacto negativo en el entorno. 

Si conoces alguna otra iniciativa digna de mención en este ámbito no dejes de explicárnosla en los comentarios, para que podamos añadirla a nuestro listado y que este siga creciendo ;)


A Coruña combate la exclusión social con aceite usado

Una de las características imprescindibles en cualquier tiempo de proyecto sostenible, y tal como explican desde Intermon Oxfam, es que debe integrar tres ámbitos: el social, el económico y el medioambiental. Solo de este modo se puede lograr un cambio en el medio y largo plazo de nuestra sociedad. 

En el caso del proyecto que hemos seleccionado para representar a la ciudad de A Coruña, estos tres pilares se entrelazaron para alumbrar ‘Mulleres Colleiteiras’. 

El objetivo de esta asociación, vinculada en su creación a Arquitectura sin fronteras, es promover el reciclaje del aceite doméstico usado. Las voces principales de esta asociación son, por supuesto, mujeres. Las ‘Colleiteiras’ comparten un origen no sólo humilde, sino en riesgo de exclusión social. La creación de esta organización les ha permitido entrar en el mercado laboral, algo que les resultaría casi imposible de otro modo. 

Apoyadas por el consistorio local, las tres integrantes originales del proyecto han instalado colectores en distintas zonas de la ciudad para que los vecinos depositen el aceite usado. Su labor consiste en recoger y trasladar estos bidones hasta un punto de reciclaje autorizado. En un año pueden transportar hasta 300 toneladas de este ingrediente que con tanta frecuencia desechamos en los hogares a través del fregadero. (Si tú aún lo echas por el sumidero, deja ya de hacerlo, ¡es más contaminante de lo que crees!)

Mujeres miembro del proyecto Mulleres Colleiteiras durante un momento de su labor en la recogida de aceite.


El beneficio que aporta a la sociedad Mulleres Colleiteiras, como adelantábamos, se asienta en tres principios: 

  • Enfoque medioambiental: Por cada litro de aceite recogido y correctamente reciclado se reducen las posibilidades de contaminación de acuíferos. 
  • Enfoque económico: Se aumenta el número de personas empleadas en la comarca y se reducen los gastos en las plantas de tratamiento de aguas al reducir la presencia de residuos procedentes del aceite.
  • Enfoque social: Las mujeres que ejercen en los puestos de trabajo creados por Mulleres Colleiteiras provienen íntegramente de entornos con riesgo de exclusión social. 

En la actualidad esta iniciativa cuenta con más de medio centenar de puntos de recogida para aceite usado en A Coruña y han extendido ya el servicio a otros municipios colindantes. 

Sin embargo, el objetivo de este grupo de mujeres comprometidas con el medioambiente no se limita únicamente a trasladar residuos para su reciclaje. Tal y como avanza Juan Aradas, miembro de la ONG Arquitectura sin Fronteras que impulsó la creación de la empresa de recogida selectiva, “queremos montar una planta para empezar a valorizar el aceite aquí mismo y calentar un colegio o climatizar una piscina municipal. Hacerlo todo lo más local posible”.

Todos los miembros de “Mulleres Colleiteiras” y de las entidades asociadas a la misma, luchan día a día por ampliar el ámbito de influencia de esta iniciativa. De este modo aspiran a aumentar la plantilla, disminuir la presencia contaminante del aceite en el agua de A Coruña y engrandecer este proyecto sostenible.

*Mulleres Colleiteiras resultó finalista en la categoría de “Mejor Iniciativa Social” en la IV edición de los Premios R de Ecoembes. 


Las huertas urbanas se adueñan de Santiago de Compostela

Ser la capital de una comunidad autónoma y una de las ciudades más representativas de Europa en cuanto a turismo de peregrinos no es excusa para dejar de lado la agricultura tradicional y toda la sabiduría que lleva aparejada.

Santiago de Compostela ha apostado por la cultura del Km 0 y se ha volcado con los huertos urbanos en la periferia de la ciudad. Las huertas compostelanas han surgido como iniciativa pública principalmente en el área de Belvís pero también en otros rincones del contorno de la ciudad.

Proyectos como este no solo están de moda a lo largo y ancho de las ciudades occidentales, sino que fortalecen el tejido social de la comunidad en la que se localizan. En las huertas de Belvís trabajan compostelanos de distintas generaciones y orígenes a quienes une un mismo interés: la producción de sus propios alimentos y el cuidado de un rincón de naturaleza en la ciudad. Se trata de una oportunidad única, por lo tanto, para transmitir conocimientos, dar a conocer la biodiversidad de la zona compostela y fomentar la autogestión. 

Vista de las huertas de Belvís, en Santiago de Compostela, que recuperan la agricultura tradicional y ecológica


Las 29 parcelas, de 60m2 cada una, dedicadas a la plantación se han distribuido entre los vecinos del barrio, siguiendo las ordenanzas municipales. En ellas deben primar los cultivos orgánicos y, como mínimo, reconocidos como tradicionales en Santiago de Compostela. Cada uno de estos pequeños vergeles permite a los propietarios experimentar con diferentes cultivos y técnicas.

Además, los participantes cuentan con un espacio común experimental en el que se cultivan de forma comunitaria hierbas aromáticas junto a otras verduras y hortalizas. Del mismo modo, las instalaciones incluyen casetas, herramientas y aseos para los agricultores.

Este proyecto de recuperación de la diversidad agrícola en el ámbito urbano va de la mano del Centro de Interpretación Ambiental de Compostela (CIAC), situado también en las inmediaciones de Belvís. Se trata de un antiguo secadero cuya misión es mejorar la comprensión de la ciudad de Compostela y su relación con el medio natural en el que se integra. Esto se logra mediante cursos, talleres, visitas y exposiciones.

Las huertas de Belvís, junto con otras en la ciudad, y el Centro de Interpretación Ambiental refuerzan los siguientes principios de sostenibilidad para el beneficio de toda la comunidad compostelana:

  • Enfoque medioambiental: Recuperación de terrenos en las riberas e incentivación de los cultivos tradicionales y ecológicos. Se disminuyen las emisiones de CO2 al tratarse de plantaciones de Km0
  • Enfoque económico: Los usuarios de las huertas disponen de alimentos libres de pesticidas y cultivados de forma local. 
  • Enfoque social: La convivencia intergeneracional y el apoyo educativo del CIAC permite la difusión de información sobre la protección del entorno natural y el análisis de las formas de vida en la ciudad.

Sin embargo, no solo Santiago de Compostela ha apostado por las huertas urbanas y la agricultura de proximidad. En estos momentos todas las ciudades gallegas cuentan con su particular versión de esta iniciativa y son accesibles a cualquier ciudadano que lo desee a través de sus respectivos ayuntamientos. También destacan en Galicia las agrupaciones sin ánimo de lucro que gestionan de forma comunitaria huertos de lo más diversos.


Pontevedra, la ciudad en la que reina el compostaje

Una ciudad de menos de 85.00 habitantes se ha convertido en el ejemplo perfecto de que la gestión de residuos puede llevarse a un nuevo nivel. La capital del Lérez ha recuperado una tradición largo tiempo abandonada en Galicia y ha dedicado recursos a incentivar el compostaje entre sus habitantes y los de los municipios vecinos. Esta iniciativa se suma al ya existente sistema selectivo de recogida de basura.

El proyecto Revitaliza pretende que todos aquellos pontevedreses que lo deseen puedan convertir sus residuos orgánicos en nueva vida a través del compostaje

Este programa arrancó en 2015 con la vocación de no solo cumplir las exigencias del plan de la Unión Europea de gestión de residuos para 2020, sino también convertirse en un ejemplo claro de sostenibilidad en nuestra comunidad autónoma. 

Uno de los centros comunitarios de compostaje de Pontevedra, que aspira a convertirse en ejemplo de iniciativa sostenible en la comunidad autónoma.


El plan pretende involucrar a toda la ciudadanía a distintos niveles, ya que permite que cada individuo forme parte de sus distintas fases. Cada hogar puede separar sus residuos de forma responsable, destinar los restos orgánicos susceptibles de convertirse en compost a los colectores comunitarios disponibles en cada municipio y, además, participar en otras actividades de divulgación incluidas en el plan ‘Revitaliza’. 

Por su parte, la Administración es la encargada de gestionar los Centros Comunitarios y de regular la figura del ‘Maestro Compostador’. Estos especialistas son técnicos cuya labor no solo es guiar a los ciudadanos, sino revisar que el resultado final del compostaje cumple todos los requisitos para convertirse en un fertilizante de calidad y respetuoso con el medioambiente. A mayores, se suma a sus tareas diarias la labor de dinamización y difusión de los beneficios del compostaje entre los escolares pontevedreses y otros colectivos con interés en el tema. 

‘Revitaliza’ entronca, una vez más, los tres pilares de un servicio sostenible a la sociedad, logrando cerrar el ciclo del consumo de productos orgánicos.

  • Enfoque medioambiental: Incremento de la tasa de separación y reciclaje de residuos. Reutilización del compost en diversos proyectos de cultivo (entre ellos huertas urbanas) en el área de influencia de Pontevedra. 
  • Enfoque económico: Generación de puestos de trabajo directos a través de los centros comunitarios de compostaje y de las posiciones como Maestro Compostador a través de la Deputación de Pontevedra. 
  • Enfoque social: Labores de divulgación sobre los beneficios del compostaje y de la reutilización de recursos orgánicos en el ámbito urbano.

La iniciativa se ha extendido con rapidez a los municipios colindantes y son ya 19 los ayuntamientos que cuentan en la provincia con este servicio gratuito para los ciudadanos.


Medioambiente 2.0 en Lugo: Sigue la línea verde

En la era 2.0 es casi impensable renunciar a las virtudes de Internet, también en el ámbito de las iniciativas sostenibles. En la provincia de Lugo son muy conscientes de que la disponibilidad 24/7 de los contenidos online es una de los pilares sobre los que pueden asentarse los planes de protección del medio ambiente y no han dudado en ponerla al servicio de sus ciudadanos 365 días al año.

Los lucenses de todas las edades se pueden sumar a la Línea Verde, una iniciativa del ayuntamiento local, a través de sus ordenadores o móviles. Este portal tiene como objetivo responder a todas las dudas que puedan surgir al ciudadano alrededor de la sostenibilidad, la ecología y el medioambiente.  La Smart City traslada, así, una parte de su esencia al mundo virtual.  

Además, desde el sitio web se hace énfasis en recordar a los vecinos que para lograr un cambio global es imprescindible actuar de forma local. La Línea Verde’ pone a su disposición información de los proyectos locales, consejos sobre cómo ser más sostenibles en la vida diaria y abre un canal de comunicación dinámico con la administración de la ciudad. 

Pero no solo de información vive el ciudadano 2.0 y el ayuntamiento de Lugo es muy consciente. Por eso han tomado la gamificación por bandera y ofrecen una sección específica para jóvenes, y no tanto, en la que los principios de la ecología se presentan de forma amena e interactiva.  Estos contenidos están dirigidos también a formadores y profesores para que puedan incentivar en sus aulas al reciclaje, al consumo responsable y a la reflexión sobre la protección del medio ambiente. 

La iniciativa del consistorio aspira, a mayores, a convertirse en un canal de comunicación bidireccional en el que los ciudadanos puedan hacer llegar información actualizada de su ciudad a la administración. Con solo un click es posible notificar una situación de riesgo medioambiental o solicitar información sobre procedimientos municipales.

Por todo lo que comentamos, ‘Línea Verde’ cumple con los requisitos de Intermon Oxfam para ser una iniciativa sostenible:

  • Enfoque medioambiental: Concienciación de la ciudadanía con las necesidades y potencialidades medioambientales en el ámbito de Lugo.
  • Enfoque económico: Disminución en el uso de recursos para la divulgación de proyectos y acciones medioambientales al emplear una plataforma online.
  • Enfoque social: Voluntad educativa y dinamizadora a través de presentación de recursos didácticos y portal de consultas sobre dudas frecuentes relacionadas con medioambiente.

Si vas a mudarte a Lugo en breves no olvides echarle un ojo a este proyecto ya que facilitará tu vida en la ciudad y te permitirá convertirte un ciudadano realmente verde.


Cine y literatura como motor para una ciudad más sostenible

Si te han entrado ganas de aderezar las iniciativas de reciclaje, agricultura y difusión medioambiental que te hemos enseñado con arte, ¡que sepas que nos hemos guardado lo mejor para el final!

Las ciudades de Ourense y Vigo cuentan también con programas de huertas urbanas y dinamización medioambiental, pero hoy queremos destacar dos acciones cuyo nexo con el medioambiente es menos directo, pero no menos importante. 

En Mercado de la Cosecha entendemos la difusión cultural como un ámbito más de la protección del medioambiente. Por eso hemos elegido dos proyectos que se basan en la literatura y el cine para ilustrar cómo las provincias del sur de Galicia refuerzan la sostenibilidad en sus territorios. 


Carlos Casares y Eduardo Blanco Amor. Turismo de proximidad y literatura en Ourense.

Quienes son habituales de la ciudad de las Burgas saben que en sus calles se inspiraron decenas de historias llevadas al papel por escritores y escritoras de renombre. Lo que quizá aún desconocen muchos es que investigadores y docentes ourensanos han apostado por un turismo urbano de calidad cuyo núcleo son las palabras

‘A Esmorga’, pieza maestra de Eduardo Blanco Amor, forma, desde hace tiempo parte de la esencia de la ciudad como si de un vecino más se tratase. Quienes deseen recrearse en la obra y su desarrollo no tienen más que buscar el punto de inicio y recorrer, calle a calle, la ruta que sus protagonistas siguieron aquella fatídica noche de fiesta. 

Para que cualquiera pueda tomar parte de este ‘roteiro’ los miembros del ‘Clube Alexandre Bóveda’, desarrollaron un mapa en el que se localiza cada uno de los puntos de interés de la novela. Cada plaza, calle o soportal está marcada con una placa conmemorativa en la que se recoge un fragmento de la obra. Siguiendo, o no, el orden cronológico vecinos y foráneos pueden disfrutar de una perspectiva novedosa de la ciudad, ya que la verán con los ojos de los personajes de Blanco Amor. 

Conscientes del interés que esta intervención urbana ha generado a lo largo del tiempo, este año se une una nueva ruta literaria con motivo del Día de las Letras Gallegas. El homenajeado de 2017 será Carlos Casares, quien confesó que Ourense fue una de sus grandes fuentes de inspiración. Por este motivo, ya está disponible su propio recorrido literario por la ciudad

No podemos olvidar, además, que para visitar cualquiera de estas dos rutas culturales, el único vehículo necesario ¡son los pies! Por eso hemos incluido a ambos autores en nuestra lista de iniciativas sostenibles ya que por cada pieza de la que disfrutas descubriendo Ourense haces ejercicio y no emites gases de efecto invernadero. 

Una de las placas conmemorativas del roteiro dedicado a A Esmorga, del escritor ourensano Eduardo Blanco Amor.


La vida submarina al alcance de todos los públicos en Vigo.

Nuestro último proyecto sostenible para el día de hoy nos hace viajar al fondo del mar. De la unión de National Geographic, Universidade de Vigo y Afundación nacía hace 26 ediciones la Semana de Cine Submarino de Vigo.

Cada otoño la ciudad ofrece de forma gratuita una serie de documentales y filmes sobre la vida acuática con el objetivo de concienciar a los ciudadanos sobre la delicada situación de los ecosistemas marinos.  Estas proyecciones logran siempre el lleno absoluto, con largas colas para acceder al teatro Afundación. 

El foco de esta semana temática se sitúa en dar a conocer los misterios que esconde el mar, pero también los efectos que la imparable actividad humana ejerce sobre nuestros océanos. Otro de los objetivos de la Semana de Cine Submarino es el análisis de la historia del aprovechamiento del mar por los asentamientos humanos y su evolución a través de los tiempos. De este modo los asistentes pueden conocer cómo se explora y analiza un pecio o cómo pescan distintas sociedades a lo largo y ancho del planeta. 

Estos reportajes y documentales se suman a proyecciones llenas de color sobre la vida de distintas especies marinas. En esta semana oceánica tienen cabida producciones en diferentes formatos y con los orígenes más diversos. Sus organizadores apuestan cada año por trabajos gallegos que comparten espacio con directores internacionales de renombre.

Escolares de todas las edades acuden con sus profesores a conocer mejor el mundo en el que vivimos y cómo reducir el impacto que los humanos producimos sobre el mismo. A través de los años han sido clave las actividades educativas que se han llevado a cabo por parte de la Universidad y otras entidades educativas en el marco de esta semana cinematográfica. 

Hemos elegido este proyecto para cerrar nuestro pequeño recorrido por las ciudades gallegas para poner el broche final a una recopilación de proyectos que, desde diferentes prismas, abogan por la sostenibilidad. Agricultura, reciclaje, asistencia administrativa y divulgación cultural se dan así la mano en las urbes de la comunidad autónoma para trabajar día a día por un mundo más sostenible. 


¿Tienes más ejemplos de acciones locales que fomenten el cuidado del medioambiente? Déjanos un comentario explicándonoslas para que podamos ampliar esta entrada y dar a conocer nuevos proyectos gallegos. 


Participa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Corporación Hijos de Rivera, S.L. informa, de acuerdo al Reglamento 2016/679, que los datos utilizados en este formulario se emplearán tanto para la contestación de las eventuales consultas como para la publicación de los comentarios, siendo la base de legitimación el consentimiento del usuario. Podrán ejercerse los derechos de acuerdo a lo previsto en nuestra Política de privacidad