blog #modorural

La tradición de la malla gallega, una excusa perfecta para divertirse

En Galicia el ecuador del verano rural se marcaba tradicionalmente por la malla. Esta actividad servía de excusa para que los vecinos se reuniesen y gozasen de una buena pitanza. Hoy, asociaciones etnográficas transmiten esta práctica de generación en generación.

malla-tradicional-gallega.jpg

La tradición de la malla, mucho más que trabajo duro y cereales

El verano gallego no solo se define por fiestas con deliciosas recetas de productos de temporada.  Pero es muy cierto que nuestra comunidad se caracteriza por convertir cualquier tarea rutinaria en una oportunidad para encontrarse con los vecinos y sacar a relucir la creatividad. Os lo contábamos en detalle en nuestra entrada sobre la importancia de la muiñada y hoy queremos continuar con esta serie arrojando un poco de luz sobre el ecuador de nuestro verano más rural.

La malla de cereales como el trigo, el centeno o la cebada era todo un evento que congregaba a las parroquias alrededor de los alimentos. ¿Aún no te has acercado a ninguna representación de esta actividad? Estos son los motivos por los que debes incluirlas en tu próxima visita a nuestra tierra.

Una asociación recrea la tradición de la malla gallega en verano

Sembrar en diciembre, cosechar en junio y mallar en agosto, el ciclo del centeno

La malla del centeno se lleva a cabo en agosto pero los gallegos sabemos mucho de constancia y, para poder celebrar el ecuador del verano con un evento en el que los vecinos se reúnan para separar el grano de la paja, el trabajo comienza muchos meses antes. El cereal, principalmente centeno, trigo o avena, debe haber sido plantado en invierno, protegido de animales salvajes como el jabalí y cosechado a lo largo de junio.

Hoy en día existen decenas de asociaciones culturales que a lo largo de Galicia reviven el proceso de la malla. Algunas incluyen la labor mecanizada, que se extendió por nuestra comunidad a partir de los años 90, sin embargo la gran mayoría centran sus esfuerzos en reivindicar el valor etnográfico de la malla manual. Esta es la que llevaban a cabo nuestros abuelos y abuelas junto con los vecinos de sus parroquias. Tras la cosecha a finales de junio las asociaciones se hacen cargo del almacenaje de los granos, todavía en sus espigas, a salvo de las inclemencias del tiempo.

Alfoz, Boiro, Doade o Esmelle son solo algunas de las localidades que cuentan con eventos dedicados a esta tradición. En algunas de ellas, como Doade, los organizadores han planteado que esta celebración sea reconocida como Festa de Interese Turístico.

 Alt:  Una

La malla y la parroquia, tareas para todos los vecinos

Si algo tienen claro los miembros de los grupos culturales que llevan a cabo las recreaciones es la importancia del trabajo en equipo. Por este motivo entrenan y practican con varias semanas de antelación tanto la técnica como la distribución de cada uno de los miembros.  El uso de un “malle” requiere de gran coordinación y mano firme.

Después de todo, tal y como muchos de nuestros abuelos aún recuerdan, era necesaria la colaboración de los vecinos para poder finalizar la recogida del grano.

La organización al llevar a cabo la malla es una de las claves para ser efectivos. Una vez terminada la fase de cosecha del cereal se designaba el lugar en el que se llevaría a cabo y se procedía a la preparación del mismo para acoger el evento. Con todos los vecinos convocados, y con un buen refrigerio preparado para la celebración posterior, este es el proceso habitual de la malla tradicional gallega. Existen diferentes versiones que incluyen el tomar turnos para que todos los vecinos pudiesen “mallar” sus cereales sin perjuicio de ningún otro habitante de la aldea. Pese a ello, todas tienen unos procesos comunes. 

Una asociación recrea la tradición de la malla gallega en verano

A continuación desgranamos cómo lo llevan a cabo asociaciones como Abrañeira, en Boiro:

        Preparación del espacio (“eira” o “aira”) en el que se realizará la malla. Este espacio, en muchas ocasiones era comunal y pertenecía a la propia parroquia. Las mujeres solían llevar a cabo esta tarea  despejando la zona de piedras, tierra u otras impurezas con escobas hechas de retama.

        Una vez el “aira” había sido despejada se extendían sobre ella lienzos o sábanas para depositar sobre las mismas el centeno. En algunos lugares estos textiles eran sustituidos por el “paparruallo”, una mezcla de excrementos de vaca diluidos en agua,  pero esto no era lo más habitual.

        Los cereales se extienden de forma pareja a lo largo del “aira” con las espigas orientadas al centro.

        Los vecinos varones, armados cada uno con su “mallo” se colocarán a ambos lados del lienzo en dos grupos de 5 o 6.

        De forma rítmica y acompasada golpearán el cereal para separar la paja del grano.

        El papel de mujeres y niños es estratégico durante la malla ya que serían los encargados de sostener los “linteiros” o lienzos que evitarían que el grano fuese expulsado  fuera de la zona de trabajo debido a los golpes del “mallo”. Además, sus tareas incluían el barrido periódico del “aira” para separar el grano de la paja.

Lo más habitual era que la tarea de la malla se extendiese a lo largo de todo el día o incluso durante varias jornadas si se trataba de una parroquia con gran densidad de población. Sin embargo, tras el trabajo duro bajo el sol de agosto, la fiesta no se hacía esperar y todos los participantes eran agasajados con platos tradicionales.

En las recreaciones actuales, además, la malla se acompaña de otras representaciones artísticas típicas del rural gallego como pueden ser cantos y bailes tradicionales. Por otro lado, concellos como el de Doade no dejan escapar la oportunidad de hacer un recorrido histórico por la evolución de la tecnología que posibilitaba la malla.

¿Has asistido alguna vez a una malla tradicional? Si aún no lo has hecho no desaproveches agosto, su mes por excelencia y acércate a una de las muchas que se llevan a cabo a lo largo y ancho de nuestra tierra. Y si te animas, cuéntanos tu experiencia en los comentarios ;)

Fotos: cultura.gal, feriasengalicia.com, El Correo Gallego

Participa

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Corporación Hijos de Rivera, S.L. informa, de acuerdo al Reglamento 2016/679, que los datos utilizados en este formulario se emplearán tanto para la contestación de las eventuales consultas como para la publicación de los comentarios, siendo la base de legitimación el consentimiento del usuario. Podrán ejercerse los derechos de acuerdo a lo previsto en nuestra Política de privacidad